Modelo pedagógico

A través de su modelo pedagógico, Kristau Eskola pretende lograr la EXCELENCIA EDUCATIVA. Para conseguirlo, ha puesto en marcha un proyecto educativo avanzado que sin perder el contacto con la realidad pone al alumnado en el centro del sistema. Es una propuesta que mira hacia el futuro, centrado en reconocer las necesidades de la sociedad vasca y el mundo, para poder prevenirlas y dar una respuesta adecuada.

El modelo pedagógico de Kristau Eskola se basa en la concepción de las personas con valor indefinido:

  • El compromiso hacia la calidad educativa, considerada como la formación académica y personal que proporciona la oportunidad de tomar el compromiso de encontrar el sitio adecuado para cada uno en el mundo y construirlo.
  • El compromiso hacia la igualdad, como institución interna que permite una escuela abierta, acogedora y sobre todo inclusiva.
  • El compromiso compartido. Kristau Eskola es la escuela de la comunidad, apoyándose en el equipo, esto es, una escuela que construye desde dentro del equipo y con un carácter integrador.

El modelo educativo de Kristau Eskola es una propuesta cada vez más personalizada. Es un modelo que despierta las inteligencias y potencialidades de cada alumno, impulsando la implicación y el esfuerzo y adecuándose la enseñanza al ritmo y estilo de aprendizaje de cada alumno, desde una metodología que desarrolla la investigación y la pregunta, además de adaptarse no solo a las necesidades del alumnado sino también a sus intereses.

Les ayudaremos a adquirir las competencias necesarias para seguir aprendiendo toda la vida y, así, sean capaces de responder a los retos de este mundo siempre cambiante.

Puesto que buscamos el desarrollo integral del alumnado, trabajamos todos los ámbitos de desarrollo:

  • El desarrollo del ámbito cognitivo e intelectual, para la lectura significativa de la información que el mundo proporciona.
  • El desarrollo del ámbito afectivo y sentimental, para entender todas las realidades desde un enfoque empático.
  • El desarrollo del ámbito físico y psicomotriz, para el movimiento de construcción continua de la sociedad.
  • El desarrollo del ámbito de la comunicación e idioma, para proyectar desde los objetos propios a los universales.
  • El desarrollo del ámbito social e interpersonal, para la lucha contra la pobreza, las injusticias y la exclusión.
  • El desarrollo del ámbito transcendente o sensato, como tarea necesaria que transciende desde el desarrollo personal y mejora social de todos y desde la realidad particular hasta el trabajo colectivo.